miércoles, 18 de noviembre de 2009

FICOD 09

Desde el día 17 se está celebrando en Madrid el FICOD (Feria Internacional de Contenidos Digitales). Aceptando la amable invitación que me cursó el Director de la Feria, decidí acercarme (a pesar de ENCLAVE).
El plantel de ponentes es de lo más granado que puede haber sobre el tema. Han acudido todos los gurús (o a los que los medios consideran gurús): Bernardo Hernández (Director Mundial de Productos de Google), Nolan Bushnell (fundador de Atari), Jordi Ribas (Director para Europa de Microsoft), Paul Brown (Vicepresidente de Spotify) y más entre los que estaban los representanrtes de Tuenti, Flickr,...
Antes de entrar en materia conviene señalar algo relativo a la organización de la Feria. Como sería muy prolijo detallar todo lo que he visto, haré una lista y que cada uno saque sus conclusiones... y lo positivo y posible, deberemos aplicarlo en nuestro futuro Congreso.

FICOD en twitter, donde se aprecia los cientos de personas que lo usaron para seguir
los talleres y mesas redondas.

  1. Amplísima participación en vivo y en directo.
  2. Amplísima participación a través de Twister (algo similar a los blogs pero de mensajes cortos de no más de 135 caracteres.
  3. Mesas redondas con tiempo limitado para los ponentes y muy alta y buena participación de los asistentes (físicos y virtuales)
  4. Preguntas, críticas y observaciones en directo a través de una pantalla que reflejaba lo que hacían los usuarios de Twister.
  5. Pantallas por todo el Palacio de Congresos para los que no querían ir a las salas.
  6. WIFI gratuita para todos los asistentes (lo que permitia, otra vez, participar a través de Twister).

Muestra del continuo "churro" de intervenciones en directo de los "virtuales".

Dentro del muy completo e interesante programa, me incliné por asistir al que considero más cercano a nosotros, los editores, ¿Hacia donde va el libro digital?
Los ponentes fueron Ángel María Herrera - CEO - Bubok, Juan González de la Cámara - Fundador y Director general - Grammata, Luis Collado - Director - Google Books España, Andreu Teixidor - Ex-Presidente de Ediciones Destino, Roberto Porras - Gerente de desarrollo de Canales Online - Telefónica móviles y Magdalena Vinent - Directora General - CEDRO, siendo moderador Javier Celaya - Vicepresidente - Asociación de Revistas Digitales de España (ARDE).
Partiendo de que existen grandes expectativas de transformación del negocio tradicional del libro, de hecho, en 2007, se inscribió un 80% más de ISBNs de libros en formato electrónico que en 2006. Pero hoy por hoy, el mercado de las publicaciones digitales en España sigue siendo poco significativo. Los fabricantes de dispositivos parecen esperar a las editoriales, hay diversidad de formatos, la prensa no se postula, no existe oferta de distribuidores... ¿Cual será el acontecimiento que disparará el mercado?
Esta introlducción disparó los comentarios de todo tipo. Teixidor fue claro y rotundo: "estamos ante una revolución", "los nuevos editores no deben copiar a los antiguos", "hay que superar palabras sacrosantas del libro como es 'la tirada'". de la Cámara fue explicito en destacar "que todos los miles de dispositivos que se van a vender no tienen contenidos, la piratería está servida", "la tecnología está por delante, hoy, de los contenidos". Luis Collado anuncio lo que algunos sabíamos o se preveía: "Google comenzará a vender libros con derechos en 2010".
Un tema que salió de refilón, los DRM, fue atajado con claridad por todos los ponentes: no son necesarios, entorpecen al usuario, se han sacado de su contexto original que era para las consultas múltiples en las bibliotecas, encarecen el libro digital y, además, se está abandonando por varias editoriales de EE.UU. (Amazon ofrece bajarse gratuitamente su sistema de lectura del Kindle, para que se use en un ordenador -cambio de negocio: mejor vender libros que dispositivos)



Tuve la oportunidad de apropiarme del micrófono de sala y pude intervenir brevemente. Mis palabras más o menos fueron:
Es curioso que en esta Mesa redonda no haya editores ni escritores, que en la sala tampoco haya casi ningún editor (solamente vi a dos). El nuevo modelo de negocio reoordenará la cadena de valor del sector. Es necesario que un gran beneficiario del libro digital sea el escritor y se supere ese "mítico" 10%, al reducirse los costes. Y esto solamente será posible si nos ponemos a discutir los porcentajes que están pidiendo los distribuidores, del orden del 50%. Los distribuidores y las librerías deberán adaptarse al nuevo modelo de negocio, ello permitirá vender un libro-e a un precio aceptable por el lector. Algunos editores solamente ha rebajado en un 10% o, como mucho, un 30% el precio del libro analógico. Así no es posible competir contra la piratería. Tendremos que ofrecer contenidos digitales distintos a la mera transmisión del papel a lo digital.
Para terminar, señalar que hubo coincidencia en la mayoría de los ponentes en señalar que con el mundo digital/virtual/global no tiene ningún sentido el precio fijo, que en su momento se creo para ayudar a la parte más débil del sector, la librería; pero hoy eso está superado. Se comparó con la leyenda de los libros en papel de "prohibido la reproducción, copia..."
Hubo más cosas en otras Mesas Redondas sobre Propiedad intelectual, los móviles como instrumento de ocio,...
En fin, satisfecho por lo aprendido me reincorporo a ENCLAVE.

Jore Ruiz

3 comentarios:

Sim dijo...

Bueno, por fin una idea de trabajo. Suprimir el PVP fijo. ¿A qué no hay cojones?

UUna pregunta ¿qué es DRM?

Javier Trettel Buteler dijo...

Me quedo con lo que decís de que no había escritores y tan sólo 2 editores. Ese no es un dato menor!

Claramente podemos ver como el "dios del mercado" sigue pisando fuerte y como bien citás: la tecnología está por delante de los contenidos.
Hay que ver si los generadores de contenido están interesados en que las empresas sigan centrándose en el negocio y sus textos se "conviertan en nuevas tecnologías".

Saludos!

Aroa dijo...

DRM son las siglas en inglés de "sistemas de gestión de derechos digitales".

Yo espero equivocarme, pero esto empieza a olerme muy mal y veo que se van a repetir uno por uno los errores que han cometido otras industrias, como es la del cine o la de la música. Y parece mentira que teniendo dos ejemplos tan claros no vean que estas batallas las pierden.

Veremos qué pasa con el tiempo.