martes, 10 de febrero de 2009

Golpe de timón


Decíamos ayer que

¿Problemas...? cientos: consumo desmesurado de materias primas, tiradas excesivas, subasta de títulos y autores, aparición de las cadenas de librerías y cierre de librerías, distribución imposible, sobreprecio del "objeto", almacenes a rebosar, saldos a un año de la novedad, premios amañados,... ¿Alguien da más?
Si lo pensamos con frialdad todo está encadenado y dependiendo de un solo y primigenio eslabón: nos afecta igualmente a nosotros la crisis sistémica. Y la única forma de dar un golpe de timón es plantearnos un cambio en profundidad. Este no puede ser nada más que adaptar la transmisión del pensamiento a los nuevas herramientas y soportes y, paulatinamente, ir sustituyendo el papel por la edición digital.
Dicho así parece radical y, efectivamente, lo es.
Pongamos un ejemplo: el papel se fabrica a partir de la pulpa de los árboles a través de un proceso que no vamos a detallar aquí. Lo que nos interesa para la discusión es saber si nuestra contribución a la reducción de la masa arbórea del planeta es sostenible o no. No hay un solo argumento que pueda explicar porque nos resistimos a usar ya las nuevas tecnologías de edición digital.
Su utilización resolvería a corto plazo muchos de los problemas actuales del sector y para otros abriría caminos a su solución. No quiero entrar en la exposición de datos y estadísticas sin antes considerar ciertos efectos de este golpe de timón. En noviembre de 2007 ya escribíamos aquí sobre el reto existente para los futuros editores. Fui muy prudente, el futuro ya está aquí.
Por si alguien lo duda, a mi también me pone tocar una cubierta u oler un libro recién impreso o deleitearme con unas buenas ilustraciones,...pero todo eso es romanticismo, aquí estamos hablando de como una industria responsable puede enfocar su negocio respetando el medio ambiente. Las resistencias al cambio se han dado en todas las épocas y esta no iba a ser menos.
Hay todavía quién se muere por sacar una crítica en este o aquél suplemento literario, sin darse cuenta de que esos suplementos ni son independiente (rinden vasallaje), ni son ecuánimes. Hoy la fiesta va, y cada día más, por las redes sociales, los blogs, facebook, myspace y comunidades virtuales.
Y no nos olvidemos que el cambio afectará también al libro de texto. Northwest Missouri State University, ha desarrollado un programa de e-textbooks (libros de texto electrónicos) con 200 estudiantes y este año quiere extenderlo a 4.000 de sus 6.500 alumnos. El Presidente de la Universidad piensa que "en tres años podremos prescindir totalmente de los libros de texto impresos". Y Sony está trabajando sobre un lector más específico para el mundo educativo a fin de resolver los problemas de anotaciones e hipervínculos.
Pero debemos tener claro un aspecto esencial: en el sector del libro conviven empresas de muy distinto tamaño y ello conllevará una forma distinta de afrontar los problemas y sus soluciones.
Unos no lo ven urgente, otros esperan el que hará el de enfrente, otros deprisa, deprisa, otros que afirman con gran solemnidad "el libro es el soporte definitivo" y, finalmente, otros que montan un grupo de trabajo para estudiar el problema. Todos y cada uno estamos adcritos a un grupo u otro.
En mi opinión el SEC (Soporte Electrónico de Contenidos) traerá más de un dolor de cabeza a más de uno. Enunciemos algunos:

1) Formato en el que se digitalizan los libros (recordemos la guerra de los VHS, Beta o 2000).
2) Comercialización de los lectores ¿tiendas de electrónica o en librerías?
3) Suscripciones a catálogo de editoriales digitales.
4) DRM
5) Modificaciones en las relaciones entre los agentes sociales de la edición.
6) Caducidad del texto, actualización, valor añadido.
7) Eliminación de los derechos territoriales.
8) Fin del marketing escaparatista (pilas) y nuevos modelos de promoción.
9) ¿Almacenes? ¿Saldos? ¿Precios?

Y mañana más

Jorge Ruiz

5 comentarios:

Mariluz dijo...

Muy interesante la entrada, sí señor, me encanta cómo se toca el tema; pero tengo una pregunta ¿Qué es eso de DRM?

Jorge Ruiz dijo...

Hola Mariluz, aunque hablaremos más adelante de este asunto, te diré que es la protección que algunas empresas colocan en los libros-e.
Sin embargo, muchos expertos y usuarios serios están en contra porque impiden un acceso fácil a sistema digital.
Lo hablaremos más despacio.
Saludos

Anónimo dijo...

Claro, los expertos y usuarios que impiden un acceso fácil al pirateo de los contenidos. A que lo que se debe cobrar sea gratis. Si no, ¿por qué están en contra? ¿Qué más te da que tu e-book tenga protección?

Anónimo dijo...

No puede por menos que hacerme gracia esta frase: "Hoy la fiesta va, y cada día más, por las redes sociales, los blogs, facebook, myspace y comunidades virtuales." como si el hacer los libros en versión electrónica nos permitiera introducirnos en esas redes.

Lo más que haremos es que la gente cada vez esté más ahí. Porque esas redes son absorbentes, y proporcionan entretenimientos que alejan de la lectura a los aficionados. Absolutamente, y tristemente, comprobado.

Jorge Ruiz dijo...

Hola Anónimo:
1)No es problema de gratis o no, si no que los actuales sistemas de DRM, en la mayorái de los casos están vinculados a la máquina (IPS) que se baja el texto.
Esto dificulta sobremanera la facilidad de acceso.