miércoles, 9 de mayo de 2007

LOS VAPORES DEL ÁMBAR

Según cuentan las crónicas, los árabes utilizaban los vapores del ámbar para madurar las frutas, acelerando su proceso en el tiempo. Está antigua técnica quizás debamos utilizarla con la, aún no nacida, Ley del Libro, que todavía está “verde”.
Algún avieso lector podrá pensar: “después de tanto tiempo, ¿aún más?”. Pues si, aún más.
Contratiempos, redacciones “técnicas”, frases en las que todos están de acuerdo y que desaparecen de la última versión. Como ejemplo un botón.
Nos congratula que en la redacción de la Ley se recogiera el concepto de que los editores son creadores. Idea sencilla de expresar y sencilla de entender, ¿o quizás no?
Efectivamente, un representante de los ¡¡autores!! D. Juan Mollá (expresidente de CEDRO, y que posiblemente intente repetir), en su comparecencia en el Congreso ante la comisión correspondiente, niega rotundamente que los editores sean creadores. ¿Un autor negando este carácter a los editores?
Más discusiones, nuevas redacciones, en fin que estamos a las fechas que estamos y la Ley del Libro no madura para cogerla del árbol y darle un apetitoso bocado.

5 comentarios:

Los días pares dijo...

Trackback: Los días pares / Autores vs. Editores: ¿Son creadores los editores?
Trackback a "Los vapores del ámbar"

Fernando Laguna dijo...

En que sentido los editores son creadores? Que decia la ley al respecto? En el mismo sentido que los autores? Expliquennos un poco esto porque en el post no queda claro, por favor.

Valentín J. Alejándrez dijo...

Entiendo que el problema es confundir la creación con la autoría. Nadie duda que los autores crean (faltaría más), pero por qué dudar que los editores también lo hacen.
Si bien es cierto que el acto creativo de los editores necesita de una creación previa por parte de los autores, ambos se necesitan para completar el proceso y de las aportaciones y decisiones que tome el editor para obtener el objeto final “libro”, para crear el objeto final “libro”, dependerá también en forma directa el éxito y/o la bondad del mismo.
¿Alguien duda de la capacidad creativa de un director de cine? Recordemos que en una gran parte de los casos trabajan con guiones escritos por otras personas.

kamiiliitha dijo...

me parece muii bueno tu blog
x favor si puedes hacer publicidad al nuestro te lo agradeceria demaciado...

Anónimo dijo...

Ya apareció la reseña de este blog en el número de junio de la revista Quimera.

¡Ánimos a todos!