martes, 13 de mayo de 2008

PISA

El Informe, no la torre. En el Informe Pisa se concibió como un trabajo comparativo, internacional y periódico del rendimiento educativo de los alumnos de 15 años, edad en la que se encuentran al final de la escolaridad obligatoria. En 2006 participaron 57 países y está previsto que en 2009 lo hagan 64.

Pero no solamente se analiza el nivel de rendimiento de los estudiantes, sino que se tienen en cuenta diversos factores asociados: la renta per cápita del país, el entorno familiar (y su nivel socioeconómico específico), la influencia del nivel educacional de los padres, …

Por citar una de las conclusiones que a muchos expertos les parece lógica sería el denominado Índice de Status Socioeconómico y Cultural (ESEC), que muestra claramente que los alumnos con padres universitarios obtienen mayor puntuación que los hijos de progenitores que no finalizaron los estudios obligatorios.

Sin embargo, me gustaría llamar la atención sobre un aspecto que el Informe menciona y que puede ser de nuestro interés como editores y que más condiciona los resultados del alumno.

Me refiero al número de libros existentes en cada hogar. A este respecto cabe señalar que el 7% de los alumnos viven en hogares donde hay menos de 10 libros. Estos alcanzan una puntuación media de 407. Pero esta cifra sube hasta los 542 puntos en los hogares con más de 500 libros (9%). Pero es que esta diferencia de 135 puntos ¡es la más elevada de todas las constatadas en el Informe atribuibles al contexto socioeconómico!

Me gustaría invitar a todos a reflexionar al respecto. Los datos de la gráfica son evidentes, pero nos podemos preguntar si esta cifra significa que son muchos o pocos libros (¿quién se ha levantado a contar los que tiene?).

Una vez nos respondemos a esta pregunta, cabría hacer otra: ¿el piso medio de un español permite tener estanterías suficientes como para cobijar 500 libros?

El tamaño medio de los pisos visados para construir en 2007 se situó en 98,3 metros cuadrados, Si nos remontamos a la serie histórica desde el año 2000, los datos revelan un descenso del tamaño medio de los pisos de un 6,8%. Así, se pasó de 105,5 metros cuadrados en el año 2000 a los 98,3 citados del 2007. Parece que falta espacio para libros en los hogares españoles.

Entonces, ¿dónde leer? Podríamos convenir que la biblioteca pública sería un lugar adecuado para ello, pero tenemos pocas y con poca dotación (el pasado mes unos 150 vecinos de mi barrio, nos manifestamos ante la Junta Municipal reclamando bibliotecas públicas. ¡No es broma! hay gente que se manifiesta por estas cosas).

No me resisto a dar un paso más, ¿cuántos libros caben en una memoria USB, un DVD o en el disco de mi ordenador? ¿Pero hay libros electrónicos?

Bueno, este es otro asunto del que podemos hablar más adelante.

Jorge Ruiz Morales
Editor

3 comentarios:

Therfer dijo...

Por mi hijo intentaré llegar a los 500 libros... :-)

La estadística, empero, es parcial al no contabilizarse, no sé, el número de libros sacados/ consultados en bibliotecas al mes. Personalmente en los últimos años intento comprar menos libros y coger más de las bibliotecas, en aras de la sostenibilidad...y como muy bien dices el espacio doméstico (en mi caso un piso de 75 m2, no me quejaré).

un saludo,

Therfer

Anónimo dijo...

Lo practico al final siempre se impone, es decir la necesidad. Es más practico tener muchos libros en un periferico (Donde los puedes llevar a cualquier parte (en grandes cantidades), que una estantería repleta de libros que ademas se deben limpiar etc. (Que conste que me apasionan los libros sean del formato que sean y los del papel de una manera especial).
En definitiva, es mál facíl hacer llegar los libros a la gente, que la gente a los libros. Vivimos en los tiempos de la adrenalina. Por ejemplo en Islandia, mas de la mitad de la población a publicado como mínimo un libro. Poseen una claro habito de leer. Creo que las bibliotecas virtuales, sería una opción para mucha gente,. Y permitiría a la gente acceder a libros de otras parte del mundo, ya que de una manera física es mas complicado. Un saludo.
Gabrielacus.

maria dijo...

Me resultan muy interesantes estos datos, pero no desde el punto de vista del tamaño del piso, sino como maestra. Creo que abre otra puerta al fomento de la lectura. Habitualmente nos centramos en los alumnos ¿y si nos centráramos en fomentar la lectura también en los padres? Puesto que todos coincidimos que es en el ámbito familiar donde se genera el nivel de los alumnos ¿o no?